Teléfono:+34 915 21 11 56Email:fundacion@musicacreativa.com

Cómo contribuir desde la música
a poner fin al drama en el Mediterráneo

El edición especial de “Salvados” dedicada al Astral  ha devuelto el tema de los refugiados en el Mediterráneo a una actualidad hasta ahora copada por los asuntos de política nacional.

El programa, presentado por Jordi Évole, cuenta la historia del Astral, un velero de 30 metros construido en los años 70 que siempre había sido usado como lujoso barco de recreo y que, en la pasada primavera, fue cedido por su dueño a la ONG Proactiva Open Arms.

Ya convertido en barco de vigilancia y salvamento después de superar numerosas dificultades, el Astral zarpó rumbo a las costas de Libia para llevar a cabo la que sería su primera misión de rescate con un equipo de Salvados a bordo, que consiguió grabar de cerca el drama que viven cada día en el Mediterráneo las miles de personas que tratan de llegar a Europa huyendo del horror de la guerra, los abusos o el hambre.

Tras ver las imágenes llega la inevitable sensación de impotencia. Porque, ¿hay algo que podamos hacer, más allá de realizar una donación?

Puede sonar a tópico altruista, pero la realidad es que sí, existen múltiples iniciativas de la sociedad civil que están trabajando desde distintos ámbitos, incluido el de la música. Y lo hacen fundamentalmente en dos ámbitos: el del trabajo con los propios refugiados y el de la sensibilización de la opinión pública en los países de acogida.

La música sirve como herramienta para la recuperación de los propios refugiados, como vía para superar su angustia.

Music for Refugees, Music Against Borders o Migrant Solidarity Musicians Network son sólo algunas de las iniciativas que gestionan donaciones de instrumentos para los diferentes centros de refugiados.

Como dicen en Musicians Without Borders (Músicos Sin Fronteras), cuando la guerra lo ha arrasado todo, la gente necesita todo para volver a la vida: comida, agua, refugio, ropa, medicinas. Pero, más que cualquier otra cosa, lo que la gente necesita es esperanza. Y para su recuperación, las personas necesitan sentirse conectadas con otras personas dentro de una comunidad. Ahí es donde entra en juego el papel de la música: una poderosa herramienta para el alivio del estrés y la angustia.

La música también es una excelente herramienta para sensibilizar, para transmitir un mensaje que llega al alma de las personas sin necesidad de utilizar la razón.

Buena prueba de ello es la campaña que realizó el pasado mes de septiembre la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) con el vídeo ‘Rescatemos #NuestroMediterráneo’, junto al cantautor Joan Manuel Serrat, para denunciar las muertes de personas refugiadas que se siguen produciendo en el Mediterráneo de forma constante y con plena pasividad de Europa.

Y es que, donde llega la música, sobran las palabras.